Hoy, en el desván...

... ¡ESTAMOS DE VACACIONES! Volveré por Septiembre. 3/8/10 - 19:53

lunes, 31 de enero de 2011

Amor

Ven, pequeña, ven aquí un momento. Dejale a tu viejo abuelo contarte un par de cosas sobre la vida, niña mía. Qué mayor te has hecho... aún me parece que era ayer cuando podia levantarte con un solo brazo. Tu te has hecho una muchachita hermosa, y yo me he convertido en un viejo gruñón. Pero no olvides que yo he vivido mucho tiempo, y que ya he pasado por todo lo que tu un día vas a pasar. Aún así, aunque ya sé que no lo voy a poder evitar, me gustaría que no tuvieras que sufrir lo que sufrí yo, pequeña. Sé que seguramente mañana ya habrás olvidado lo que te diga hoy, pero espero que algun día te acuerdes de mis palabras.

Si no te importa, empezaré por hablarte del amor. Oh, sí, mi niña, ¡ya he visto ese muchacho con el que paseas! ¿Te crees que los mayores no nos enteramos de esas cosas? Ay, pequeña, te falta tanto por aprender... He visto como le miras, y como te mira él a tí. Se os ve felices, estáis bien juntos. Pero no te emociones demasiado, pequeña.

No pienses que no me gusta... Me parece bien que empieces a descubrir el complicado y laberíntico camino del amor i las relaciones. Pero no quiero que te hieran, ni que te hieras tu misma. Mira, pequeña, los sentimientos son muy fuertes. Tienen el poder de atontarnos, de volvernos locos, de cambiar nuestra vida de un día para otro. Cuando nos enamoramos lo perdemos todo de vista, el mundo da un giro de 180 grados, las cosas que hasta entonces nos importaban quedan al final de nuestra lista de prioridades. Cuando llega el amor, los cien primeros puestos de nuestra lista los ocupa el otro. Y los cien puestos siguientes puede que también. Cariño, cuando nos enamoramos, creemos descubrir para quién hemos nacido, ligamos nuestra vida a esa persona... Lo damos todo por él o ella.

Pero te voy a decir una cosa. Tu has nacido para tí misma, pequeña. Ni para aquél a quien amas, ni para tus padres, ni para tus amigos, ni para mí. Porque quien vive tu vida eres tu. Y quien ríe y sufre también eres tu. Tu y sólo, tu.

El amor que puede dar el ser humano es inmenso, pequeña. Y es el tesoro más hermoso que tenemos. Por eso debes cuidarlo, y vigilar a quién se lo das. No te estoy diciendo que debas dejar de amar, ¡eso nunca! La vida, sin amor, no es vida. Solo te pido que ames con sensatez. Sí, ya sé que eso es muy difícil de hacer, yo no lo conseguí, por eso me gustaría que al menos tu... Sé que no me vas a hacer caso, y que te vas a dejar llevar. También sé que pedirte que no dejes escapar las oportunidades, que vivas con todas tus fuerzas, y a la vez pedirte que no dejes que te hieran es algo casi imposible. Pero pequeña, tu eres grande, muy grande, y sé que si alguien puede conseguirlo, eres tú.

Ama, pequeña, ama todo lo que quieras y puedas. Pero ámate todavía más a ti misma. No te digo que seas egoísta, pues ser generoso es un valor que no debes perder, pero entiende que debes estar bien contigo misma para estar bien con los demás. No renuncies nunca a tus ideales para seguir los que aquél que amas quiera, pequeña. No renuncies a tu identidad para ser la sombra de otro. No dejes que te quiten lo que tu eres. Quiero que des lo que tu quieras, pero no más. No se trata de dar lo que te pidan, niña mía, sino de lo que tu quieras dar de verdad.

Quiero que entiendas que amar es algo hermoso, y que no debería hacerte sufrir. Pequeña, los otros son importantes, ¡muy importantes!, pero tú... tú lo eres más. Debes entender que no puedes abandonarte a ti misma para correr al lado de otros. Porque los demás no siempre van a estar... la vida da muchas vueltas y nadie sabe qué nos depara el futuro. Pero hay algo que sí es seguro, siempre te vas a tener a ti misma. Nunca podrás alejarte de ti, de lo que eres. Por eso debes aprender a amarte y respetarte, y entonces también te amaran y respetaran los demás.

Ama, pequeña mía, ama todo lo que quieras y a quien tu desees. No dejes nunca de dar amor, y dejate amar también. Pero acuerdate siempre de guardarte un pedacito de amor para ti, porque sólo así podrás ser realmente feliz. Palabra de viejo.

1 comentario:

  1. Buenas! Vengo a presentarte una iniciativa que quizás te interese. Se ha creado recientemente un blog en el que los pequeños blogs se pueden dar a conocer. Con pequeños blogs me refiero a blogs que tengan menos de 50 seguidores. Participar es muy fácil, simplemente dirígete a la dirección del blog http://elsemillerodeblogs.blogspot.com/ y sigue los pasos que en él se dicen.
    Anímate y participa! Y si tienes en mente algún blog pequeño que quizás quiera participar, avísame!
    Un saludo, Pía Baroja.

    ResponderEliminar